Como dicen, ¿quieres primero las malas noticias o las realmente malas noticias?

La mala noticia es que las importaciones de vino embotellado en China cayeron un 17,6% en valor y un 29,1% en volumen en 2023, un año que se esperaba que produjera un gran repunte después de tres años de restricciones de "Covid cero" de 2020 a 2022.

La realmente mala noticia es que esta caída no es parte de un desastre similar para el alcohol importado en general, ya que tanto las bebidas espirituosas como la cerveza tuvieron un desempeño mucho mejor, y eso subraya que el vino enfrenta una crisis particularmente grave, señala un informe del sitio web especializado grapewallofchina.com

Las cifras anteriores muestran que las bebidas espirituosas importadas y el vino importado se aceleran en direcciones opuestas: los primeros aumentaron más del 20% en valor, mientras que los segundos cayeron casi la misma cantidad. (Las importaciones de cerveza también disminuyeron, aunque no tanto como las de vino). Las bebidas espirituosas importadas tenían más del doble del valor del vino, 2.800 millones de dólares frente a 1.120 millones de dólares, en la mitad del volumen.

También es interesante ver cómo le va al vino frente a nichos particulares de bebidas espirituosas.

Con 43,3 millones de libros importados, el brandy por sí solo tiene un valor 50% mayor que los 249 millones de litros de las importaciones totales de vino, ya que en facturación el primero alcanza los 1.750 millones de dólares frente a 1.160 millones de dólares del vino. Comparado con el 2022, el vino cae 19,1% en facturación y un 25,8% en volumen total importado frente al 23,6% en volumen y el 15,4% que crece el brandy, según datos oficiales de China.

El caso del whisky también es revelador. En 2023 alcanzó los 580 millones de dólares en facturación por la importación de 32,6 millones de litros ingresados. Estas cifras marcan un crecimiento del 4,7% en facturación con una caída del 0,6% en volumen.

Para acceder al informe completo ingresar aquí.