La información meteorológica es una de las herramientas más importantes para la toma de decisiones en la agricultura. Entre sus aplicaciones podemos citar el cálculo de las necesidades de agua de los cultivos y la programación de riegos, el diseño de los sistemas de riego y drenaje, la lucha integrada contra plagas y enfermedades de los cultivos, el desarrollo de modelos de cultivos y la lucha contra heladas.

Una gran expansión de las redes de estaciones meteorológicas automáticas se ha producido en todo el mundo. Esta rápida evolución ha sido consecuencia de la necesidad de disponer de datos meteorológicos específicos en tiempo real o casi real, así como de la evolución de los sistemas automáticos de adquisición de datos.

Una estación meteorológica es una instalación equipada con instrumentos y dispositivos que recopilan datos sobre las condiciones atmosféricas y climáticas de una ubicación específica. Estos datos incluyen información sobre la temperatura, la humedad, la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la cantidad de precipitación y, en algunos casos, datos más especializados como la radiación solar, la evapotranspiración y la calidad del aire.



Los instrumentos con los que puede contar una estación meteorológica dependiendo su alcance son:

  • Termómetros: Para medir la temperatura del aire.

    • Higrómetros: Para medir la humedad relativa del aire.

    • Anemómetros: Para medir la velocidad del viento.

    • Barómetros: Para medir la presión atmosférica.

    • Pluviómetros: Para medir la cantidad de precipitación.

    • Radiómetros: Para medir la radiación solar.

    • Piranómetros: Para medir la radiación solar directa.

    • Estaciones meteorológicas automáticas: Utilizan sensores electrónicos y transmisión de datos para recopilar información de manera continua.




Estas estaciones se ubican en lugares representativos de la región que se está monitoreando. Se colocan en áreas abiertas y despejadas para garantizar mediciones precisas y representativas de las condiciones climáticas.

Muchos países y regiones mantienen redes de estaciones meteorológicas para recopilar datos de manera extensa. Estas redes ayudan a comprender patrones climáticos regionales y a prever el tiempo con mayor precisión. Las estaciones meteorológicas modernas a menudo están equipadas con sistemas de telecomunicaciones para transmitir datos en tiempo real. Esto permite el monitoreo continuo y la rápida difusión de información meteorológica.

Es importante resaltar que toda información meteorológica debe ser validada como un paso previo a cualquier aplicación. Esta validación asegura que la información está siendo generada adecuadamente, identifica los registros erróneos y permite detectar problemas para resolverlos mediante las oportunas labores de mantenimiento, reparación y calibración de los sensores.



A partir de los datos recopilados por las estaciones meteorológicas se pueden calcular las siguientes variables agroclimáticas:

-Temperatura máxima media (°C).

-Temperatura media (°C).

-Temperatura mínima media (°C).

-Amplitud térmica diaria (°C): diferencia entre temperatura máxima y temperatura mínima diaria.

-Humedad Relativa media (%).

-Precipitación acumulada (mm).

-Horas de Frío (N° de horas): cantidad de horas en las que la temperatura del aire estuvo por debajo de 7°C. Es importante que el cultivo de vid cuente con una acumulación un rango entre 500 a 1400 horas de frío previo al comienzo del ciclo agrícola anual.

-Frecuencia anual de heladas meteorológicas (N° de días): Frecuencia anual de días con temperaturas mínimas por debajo de 0°C. Dato clave para calcular la longitud del ciclo, las fechas de inicio y fin de ciclo, y los potenciales riesgos de daños en el cultivo de la vid.

-Frecuencia anual de días con temperaturas máximas superiores a 35 °C (N° de días): Es un importante parámetro para estimar las respuestas en materia fotosintética y de respiración óptimas y /o limitadas que puede tener el cultivo de vid.

-Frecuencia de olas de calor (N° eventos): Ola de calor es un evento de 3 (tres) o más días consecutivos en los que la temperatura máxima absoluta supera el valor de temperatura máxima del percentil N° 90 de la serie histórica de temperaturas para una localidad. Es importante conocer estos datos, estando en contexto de calentamiento global, ya que puede inducir a reducción de rendimiento fotosintético, respiratorio, inducir fotorrespiración y potencialmente reducción de rendimientos de cosecha.

 

Fuente

https://www.researchgate.net/publication/280665071_Procedimientos_de_validacion_de_datos_de_estaciones_meteorologicas_automaticas_Aplicacion_a_la_Red_de_Informacion_Agroclimatica_de_Andalucia